¿Perdonar? ¡Sí! Pero no demasiado pronto. Parte 1

Actualizado: 21 de dic de 2020

Se acerca Navidad una época para reconciliarnos, perooo no siempre es posible! Aunque nos dicen que es lo mejor y que es algo bueno y positivo para las relaciones, el perdón es un proceso profundo que hay que entender y vivir de forma personal con amor profundo por nosotros mismos, “el perdón es un regalo” siii! pero no perdones demasiado pronto, date tiempo y vive a fondo la situación que crees qye tienes que perdonar, hoy te dejo algo muy práctico para que comiences a indagar, comencemos por conocer:


Lo que no es perdón.



  1. Perdonar no significa Olvidar. El olvido de una ofensa o una herida no dependen de tu voluntad, a veces no es suficiente con tener la intención de perdonar, porque el perdón de verdad requiere un tiempo. Sabrás que perdonaste cuando recordar el dolor, no duela. Cuando platicar una anécdota triste, no me lleve a vivir todas las emociones que viví en dicha situación.

  2. El perdón no significa renunciar a que se haga justicia La justicia se tiene que ver y aplicar para que pueda seguir la vida, para que podamos movernos hacia el futuro, hacia adelante, para ayudar a restaurar nuestra dignidad después de un abuso. Se puede perdonar al que abusa, viola, o defrauda, pero se le pide que cumpla su condena y que entre a una terapia para al menos saber que tiene la intención de no volver a cometer dicho agravio.

  3. Perdonar no es permitir que te lastimen No por perdonar a alguien quiere decir que debemos aceptar que esa persona te siga lastimando. Tienes el derecho a evitar que una conducta repetitiva que te afecta se detenga, tienes la responsabilidad de hacer lo que te corresponda para no seguir permitiendo que te lastimen de la misma forma, sea quien sea.

  4. Perdonar no es justificar comportamientos, propios o ajenos, inaceptables o abusivos. No por justificar las acciones del otro tu sanas. La herida vive en el que sufre, no en las intenciones o en la voluntad del otro. Justificar al que daña es una evasiva para no mirar el dolor de frente o para no ver la responsabilidad propia y la de la otra persona, o para no llamar a las cosas por su nombre. Perdonar no es justificar al otro sin curar las heridas propias.

La próxima semana seguiremos platicando un poco mas acerca de: Lo que no es perdón, porque siiii! Hay más! deseo que estos puntos te den las pautas para comenzar a indagar en ti, en la situación y en lo que defines como perdón.


¡Gracias por Leerme!

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo